www.psicologiafindesemana.com

Psicóloga Online Sábados y Domingos

 

Teléfono: 93 171 56 95

e-mail: info@psicologiafindesemana.com

joombig wonderful image flow

 Juego Patológico 

Se considera jugador patológico aquella persona que fracasa progresiva y reiteradamente en su intento de resistir el impulso de jugar, aunque tal implicación en el juego le provoque problemas en su vida personal, familiar y socioprofesional (Lesieur,1984).

Fases del juego patológico. (Custer, 1984; Custer y Milt, 1985).

Fase de ganancias. La persona juega todavía poco. No es extraño que consiga algún gran premio. Comienza a dar gran importancia a las ganancias y a minimizar las pérdidas. Esto aumenta su optimismo y autoestima.

Fase de pérdidas. Va aumentando progresivamente la frecuencia y cantidad de dinero invertido en el juego, lo que incrementa las pérdidas. Para hacer frente a las mismas, la persona se va endeudando, por lo que juega para obtener dinero con el que hacer frente a éstas, de modo que entra en un círculo vicioso del que le resulta difícil salir. Comienza el deterioro familiar y laboral. Está cada vez más irritable y se distancia de amigos y familiares. Existe ya una falta de control de los impulsos. En esta fase es difícil que la persona reconozca el problema. Cuando la familia descubre las consecuencias del juego es poco probable que lo identifique como un trastorno psicológico, de modo que presionan al jugador para que deje de jugar. Piensan que, si quisiera, podría dejarlo. Como salida a estas presiones, el jugador generalmente promete que no va a jugar más, dando lugar a una pequeña tregua. La familia suele hacerse cargo de las deudas, y con ello hacen difícil que el jugador asuma sus responsabilidades.

Fase de desesperación. Al cabo de poco tiempo, el jugador recae en su conducta de juego, pero trata de ocultarlo ante su familia y allegados (con mentiras, excusas sobre la falta de dinero, préstamos con los que ocultar que ha vuelto a jugar…). De este modo, termina viéndose desbordado por los problemas financieros y las deudas, lo que en ocasiones le lleva a cometer actos ilegales con los que conseguir dinero para seguir jugando. Estos delitos no suelen ser violentos (desfalcos, apropiación indebida de dinero, ejercicio de la prostitución…) y generalmente el jugador cree que lo devolverá con “las próximas ganancias”. Cuando son descubiertas las nuevas mentiras, el deterioro familiar llega a ser extremo. La persona se siente atrapada y, en muchos casos, el panorama empeora por el incremento en el consumo de alcohol, como un modo de evitar enfrentarse a las consecuencias de sus actos. Aumentan los signos de malestar, tanto físico como psicológico, y en ocasiones se pueden producir intentos de suicidio.

Recomendaciones de tratamiento: En el mantenimiento del juego patológico la activación psicofisiológica y las distorsiones cognitivas son primordiales. Los módulos centrales en el análisis funcional serían: control estimular, autoexposición gradual en vivo con prevención de respuesta, reestructuración de las distorsiones cognitivas y prevención de recaídas. Acompañados de conductas alternativas al juego y solución de problemas.

 

 

Mireia Muñoz García
Psicóloga Online también Sábados y Domingos
www.psicologiafindesemana.com
Teléfono: 93 171 56 95
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

 

En psicologiafindesemana.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y el análisis de tu navegación. Si pulsa el botón y continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en el link mostrado. Más información sobre nuestra política de cookies